16 de Abril. Estilo erótico. Mezcla de dominante y cruel.

La mezcla de dominación y crueldad puede ser algo realmente delicioso. Auna dos formas de controlar a la persona. Por un lado el control mental y por otro el control orgásmica. De ahí el papel predominante en el BDSM.

Para conseguir un buen efecto es importante utilizar la crueldad como elemento de dominación y la dominación para potenciar la crueldad. Así se consigue una sinergia que puede resultar muy estimulante.

A riesgo de hacerme pesado quiero incidir en la necesidad de utilizar el consenso previo en todos los juegos, pero más aún en estos. Y también, como no, el acuerdo de palabras o gestos de seguridad.

Una palabra de seguridad es aquella que cuando se pronuncia detiene en seco el juego. Debe ser descontextualizada porque quizá cosas como “para, para” o “por favor, no lo hagas” es parte del juego. Mucho mejor “rojo” “negro” o “águila”  Un gesto es lo mismo pero sin palabras, como es obvio.

16 de Abril. Estilo erótico. Mezcla de dominante y cruel.

Negación de orgasmo de persona bajo órdenes autoritarias y crueles.

  1. Ordena a la persona que se desnude parcialmente.

  2. A continuación deberá tocarse delante tuyo. Aprovecha para reírte y humillarla.

  3. Cuando llegue al límite del orgasmo ordénale parar. Si es necesario con algún azote.

  4. Ahora oblígala a practicarte sexo oral bajo la promesa de conseguir su tan ansiado orgasmo.

  5. Cuando te haya satisfecho ata sus manos y déjala un buen rato. No sin antes masajear un poquito sus genitales justo para dejarla otra vez al borde del orgasmo.

Delicado: Esparcid con cuidado el polvo de chocolate sobre el cuerpo y lamed sin grandes aspavientos.

Picarón: Al lamer su cuerpo para limpiarla del polvo deja en evidencia con gestos y palabras hasta qué punto te calienta hacer tal cosa.

Cruel: Haz asquito o di que se te queda la boca seca para dejar de chupar justo ante de su orgasmo.

Dominante: Tírate el polvo encima y obligala a limpiarte. Ensuciala también a ella y después castigala por no ir limpia. Si es con azotes, con azotes.

Delicado: No la humilles, ni te rías de ella. Pero juega igual con su orgasmo. Tantas veces como quieras.

Picarón: Las humillaciones serán acompañadas de palabras soeces y gestos obscenos. También puedes obligarla a hacer esos gestos como parte de una determinada humillación.

Cruel: Para aumentar aún más la crueldad ordénale empezar y suspender su propia masturbación entre diez y quince veces.  


Dominante: Para demostrar su sumisión deberá atarse a si misma al final después de llegar casi al orgasmo. Después será humillada obligándola a masturbarte con las manos atadas.

Para tres: Una de las tres personas ordena a las demás hacer todo tipo de prácticas vejatorias. Entre ellas masturbarse mutuamente. Y también, como no podría ser de otro modo, parar en el momento que ella diga.

Para más de tres: Un grupo de personas obedecerá las órdenes de una que hará de líder indicando cuando tocarse y cuando parar.

Related posts:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies