Ordenar interrupciones

Ordenar interrupciones

Una de las técnicas más eficaces para mostrarse cruel con la otra persona es interrumpir repetidamente sus orgasmos, justo en el momento anterior a alcanzarlos. Esto se puede hacer cuando estás practicando una felación o un cunnilingus, por ejemplo. Es muy eficaz y produce un efecto acumulativo nada despreciable. Al final el orgasmo se potencia.

Pero esta técnica puede emplearse sin problema en entornos delicados o picarones. Para darle un toque dominante puedes convertir la experiencia en una prueba de sumisión con estas dos condiciones:

  1. Ella misma se estimulará con la mano o un objeto. También la puede estimular una tercera persona.
  2. Deberá advertir de la proximidad de su orgasmo de forma obligatoria.
  3. Deberá parar en cuanto tú lo decidas. Si llega o no al éxtasis dependerá de ti.

Lo puedes decorar con todo tipo de humillaciones, como hacerla suplicar, reírte de su ansiedad, obligarla a hacer tareas penosas, etc.

Puedes o no atarla. Quizá lo tengas que hacer cuando lleve varias rondas. Pero lograr que te avise y pare por pura obediencia le añade un toque de dominio nada despreciable.

Prueba de obediencia para persona sumisa hipercalentada

Prueba de obediencia para persona sumisa hipercalentada
Clica en la imagen para ver el juego

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies