Pequeño libro de la seducción

Cuando te has pasado toda la vida oyendo de tu madre y sobre todo de tu abuela alabanzas sobre tu atractivo y luego no te comes ni un colín, te haces preguntas. Cuando, además, ves cómo una persona mucho menos atractiva (siempre son menos atrativ@s, tu abuela no pudo equivocarse) va con un auténtico bombón o peor aún, te quita el bombón de la boca, Piensas:  Algo debo estar haciendo mal.

Y te pones a buscar libros, webs y Youtubes. Hay cientos, miles de referencias. Pero todas, más o menos en el mismo sentido. Que si las mujeres quieren hombres con valor social porque cuando estábamos en las cavernas era un factor de supervivencia. Que si los hombres deben llevar la iniciativa y las mujeres simplemente esperar.

No es oro todo lo que reluce en el mundo de los manuales de seducción. Es más, algunos ni siquiera relucen. Si encuentras incómodo y cansado parecer todo el rato Hugo Silva o  John wayne, si te sientes un poco igualitario y, sobre todo, si eres mujer u homosexual, esos manuales no te dicen nada. Y si algo te dicen es que hay un grupo de desorientados pululando por ahí con pinta de falsos malotes, falsos magos o patéticos donjuanes. Por eso cuando conocí el método de Luís Tejedor me encantó.

Básicamente por:

  1. No sigue la literatura pseudocientífica del tipo los hombres son de Marte y las mujeres de Venus.
  2. Se basa en la honestidad. Soy el que soy y no necesito simular valor social alguno. Eso sí, debo aprender a quererme tal como soy.
  3. No hace falta disimular tus intenciones. Es más te enseña a ir de frente, sin complejos. Ligar no es nada malo si se hace con respeto y educación.
  4. Sirve tanto para hombres como para mujeres. No sigue los roles tradicionales. Tampoco importa la orientación sexual.

Y lo más importante: Hace de la seducción algo divertido para todos los implicados. Con un nombre magnífico: La mandanga.

Salir a mandanguear no es ir todo el rato recordando rutinas, estudiando estrategias y evaluando resultados. Es disfrutar del flirteo y la seducción sin agobiarse, aplicando lo aprendido en el taller pero sin el típico estrés de quien busca un resultado. Un poco siguiendo el consejo que les dió Johan cruyff a los jugadores del Barça justo antes de saltar al campo de Wembley para jugar la final de la Copa de Europa de 1992: “Salid y divertíos. En un momento dado esto es un fiesta”.

La mandanga es una fiesta y, por lo tanto, el objetivo es divertirse. Divertirse seduciendo, pero divertirse. Y lo más importante es intentar que todos se diviertan. No es una caza, es una fiesta.

Podéis descargaros el primer capítulo de este enlace aquí

Y también encontraréis información sobre los talleres y otros libros publicados por él y su equipo en: www.egoglandseduccion.com

Luís Tejedor

Es psicólogo y sexólogo clínico. Lleva desde 2008 realizando talleres y cursos de seducción tanto para hombres como mujeres y está considerado como un referente mundial en el mercado hispano de la «seducción natural», además de ser el único referente en España que no ha copiado o importado sistemas o métodos americanos.

pequeñolibrodelaseduccion

Tejedor, Luís. Código swinger. Alienta Editorial. 2017

Las redes sociales de Egoland seducción

Otros libros interesantes

Related posts:

La conjura de los machos
Código Swinger

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies