Cuantificación del número de orgasmos forzosos de una persona

Cuantificación del número de orgasmos forzosos de una persona

     

La Ciencia es un placer para el experimentador, no tanto para los conejillos de indias.

  • Vestuario: El habitual cuando juegas con tu persona sumisa.
  • Lugar: Un lugar privado y uno público.
  • Objetos necesarios: Los vibradores pueden ser una buena solución, para clítoris o para próstata.
  • Advertencias genitales: Si se trata de una persona de sexo masculino quizá debas esperar el periodo refractario. Y el número de orgasmo puede ser menor. Aunque el sufrimiento de tener otro cuando esté prácticamente agotado puede ser el mismo.
  1. Ordena a las dos personas sumisas presentarse en el lugar de encuentro vestidas como tú decidas.
  2. Atales las manos a las espalda.
  3. Una vez allí les explicas que son parte de un experimento científico muy importante. Se trata de medir el efecto de los orgasmos en el cuerpo de una persona.
  4. Una de las dos experimentará los orgasmos y la otra permanecerá sin obtenerlos, para hacer de blanco.
  5. Procede a estimular las dos personas, pero deja llegar al orgasmo sólo a una. Recuerda que pronunciando la palabra de seguridad se acaba el experimento.
  6. Provoca tantos orgasmos como sea posible, dejando siempre a la persona “blanco” con las ganas.
  7. Cuando la persona “a medir” llegue a un determinado número de orgasmos (determinado por ti), para el experimento y llévalos a un lugar público.
  8. Continúa allí el estímulo de ambas personas con igual final.
  9. Cuando tú creas y siempre humillándolas el máximo posible, detén el experimento.
  10. De vuelta al lugar del encuentro decide si la persona “blanco” puede masturbarse mientras la “orgasmada” te satisface según tus órdenes.
  11. Bueno, esto lo puedes ordenar cuando quieras durante toda la sesión, a cualquiera de las dos personas.

Nota:

  1. Todos los juegos requieren de un consenso entre todos los participantes.
  2. Todos los participantes han de poder parar el juego en cualquier momento.
  3. Es muy recomendable acordar palabras de control para parar el juego o comunicar que algo no estás dispuesto a soportar. Por ejemplo: Rojo para parar y amarillo (mejor groc que es más corto) para pedir que pare de hacer algo pero no el juego. Algunas personas añaden verde para pedir que algo que te guste continúe.

Relato: Ayuda

Ayuda
Clica en la imagen para leer el relato

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies