Liarse con la madre de un amigo

Merlí es una serie de tres temporadas producida por TV3 y protagonizada por un profesor excéntrico muy apreciado por sus alumnos. Os recomiendo seguirla, ahora está disponible en Netflix, doblada al castellano.

Una de las historias se centra en la relación de un alumno con la madre de un compañero. Una madre de unos cuarenta años y un chaval de apenas diez y ocho.

Por supuesto la historia termina en drama. El hijo se entera monta un escándalo, rompe cosas, se encierra en casa y no va al colegio.

Como es una serie progre el chaval, en un alarde de generosidad, perdona a los dos y vuelve a la escuela. Y todo gracias a la medición del profe que consigue la promesa de los amantes de no volver a tocarse nunca más.

No critico la serie porque es realista. Es más, para mí es de un optimismo casi infinito. En nuestra sociedad un incidente de estas características puede suponer el final de la relación madre-hijo para siempre. Si no termina con una pelea entre los dos compañeros. O cosas peores.

Porque uno de los tabúes principales son las relaciones eróticas entre personas de edades dispares. Pero si estas se dan entre muy jóvenes y maduras entonces el pecado es enorme.

Pero no ocurre así en otros aspectos de la vida. A nadie le choca ver a una chica de diez y ocho años con un profesor de autoescuela de cuarenta, aprendiendo a conducir. Ni a un chaval adolescente aprendiendo a cocinar con la madre de un compañero.

El Erotismo es el único campo de conocimiento donde está prohibido a los adolescentes ser formados por adultos. Ni en matemáticas, ni en Historia, ni en Deporte, ni en masaje, ni en Medicina se tiene este escrúpulo sobre la edad del “maestro”. En este caso de la Maestra.

¿Y por qué si ya tenemos normalizado el sexo pasan estas cosas? Porque no lo tenemos tan normalizado como creemos.

Venimos de una sexualidad dirigida a la reproducción. Esa sexualidad tenía un sólo objetivo: La máxima generación de niños. Y de niños capaces de llegar a la edad adulta. Por lo tanto, niños con padres encargados de criarlos. Dos jóvenes son una mejor garantía de familia a largo plazo. Un joven o una joven con una persona madura es casi una viudedad asegurada.

Toda relación fuera de este esquema era inmoral e indecente. Hemos superado muchas cosas de esa sexualidad pero algunas aún perviven. Y las relaciones entre personas muy jóvenes y personas maduras continúan siendo tabú.

A este tabú se añade el derecho que creen tener muchos hijos a controlar la vida sexual de sus padres. No sé si es una venganza, tu me controlabas yo te controlo. O si simplemente es miedo a perder su atención pero es el pan nuestro de cada día de las personas divorciadas. Especialmente de las mujeres.

Cuando se juntan estos dos pecados entonces se da la tormenta perfecta. El hijo descubre que su madre tiene sexualidad y además la tiene con su colega. Máxima traición. Dos personas queridas lo han traicionado y eso es muy fuerte.

Nadie le dice al chaval: “Mira tío, no eres el guardián del coño de tu madre, ni tampoco puedes decirle a tu amigo con quién puede acostarse. Son adultos y pueden hacer lo que quieran con su cuerpo”.

Todo lo contrario. Mucha gente le dará la razón sobre la base de “¿Dónde va una cuarentona acostándose con un chaval de 18 años?”. Si en lugar de un adolescente hubiera sido un señor calvo con bigote entonces la presión hubiera sido al contrario: “Deja que tu madre rehaga su vida”.

Detrás de toda esta historia está la consideración del intercambio erótico como el inicio de una relación amorosa. Si la relación no va ningún lado o si no hay voluntad de establecerla, entonces algo chirría. Sin amor el sexo es malo.

Ya va siendo hora de considerar el intercambio erótico como lo que és: Un simple juego. Viviremos mucho más relajados y dejaremos a la gente en paz. Al menos por cuestiones como esta.

Deja un comentario

Related posts:

Buscar tres pies al sexo
Cómo frustrar tus ganas de probar nuevas opciones eróticas
El sexo auténtico
Microinfidelidades
El amor es la nueva honra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies