Entrenando la buena voluntad

Entrenando la buena voluntad

Aunque sólo sea por el mensaje de la anunciación: “A todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, este es un concepto clave de la Navidad. La buena voluntad no sólo se aplica a las relaciones verticales, también afecta a las horizontales.

La buena voluntad en las relaciones eróticas se concreta en poner un poquito de esfuerzo de cara a hacer realidad alguna fantasía de la persona. Eso sí, no lo hagas hasta estar seguro de querer hacerlo. Y si no supone grandes disonancias cognitivas.

Aspecto Vainilla

La buena voluntad parece un concepto diseñado para juegos delicados. No implican dominio ni tampoco exigen sumisión. Al contrario, al acceder a una petición de la persona, estamos actuando de forma más dulce de lo habitual. He aquí algunos ejemplos:

Para más de tres

El día del esfuerzo colectivo: Reuníos todos en un local. Y, antes de entrar, rellenad una tarjeta con algunos deseos que tengáis desde hace mucho tiempo. Algunas fantasías que queráis llevar a la realidad. Estas fantasías se pondrán en público. Y voluntarios y voluntarias aceptarán llevarlas a cabo. Durante esta sesión, en privado, o en otro momento.

Para dos

Un regalo deseado: Habitúate a una técnica erótica que hasta ahora no habías querido podido hacer y que la otra persona desea. Cuando hayas logrado acostumbrarte cita a la persona y ofrécela.

Para tres

Realizar una fantasía: Preparaos para llevar a cabo la fantasía preferida de la tercera persona. Como en este juego:

Pequeño sacrificio para disfrute de tercera persona

Pequeño sacrificio para disfrute de tercera persona
Clica en la imagen para ver el juego

Aspecto Café

Como ya he dicho en el párrafo dedicado al aspecto vainilla, practicar la buena voluntad parece una cosa más bien ligada a las actitudes. Delicadas y dulces. Pero nada más lejos de la realidad. Porque si algo puede hacer una persona sumisa, es demostrar buena voluntad con su amo o ama. Por lo tanto, aquí el dominante tomará el rol de una supuesta, de una persona que ha querido siempre practicar una determinada técnica. Con su sumisa. Y hasta ahora, ficticiamente, esta se ha negado. He aquí algunos ejemplos:

Para más de tres

Convoca a todos los sumisos al local. Y a explicarles que hoy van a ser un poquito más dóciles de lo habitual. Que ya es mucho pedir, pero como no son más que juguetes eróticos, pues no tienes ningún tipo de problema en exigírselo. No tienen ningún tipo de problema en exigírselo. O convoca a todos los sumisos a un local. Y explicarles a cada uno que van a ser sometidos a una técnica que hasta ahora parecía nunca serían sometidas a ella. Por ejemplo, una dilatación anal exagerada o unos latigazos con un flugel especialmente duro.

Para tres

Dos personas sumisas competirán por demostrar buena voluntad aceptando tus castigos sin rechistar. Así demostrarán que te adoran y que están absolutamente a tus órdenes.

Para dos  

Convoca a la persona a tu lugar de encuentro y exígele demostrar buena voluntad sometiéndose a una práctica que para ella es muy humillante. Esta práctica puede ser genital o no, pero debe tener un componente erótico. Como en este juego:

Humillación constante de persona ante am@ estrict@ por buena voluntad

Humillación constante de persona ante am@ estrict@ por buena voluntad
Clica en la foto para ver el juego

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies