Buscar tres pies al sexo

¿Alguna vez has llegado al Nirvana tras ingerir un chuletón de Tolosa? ¿Te has sentido utilizad@ porque un día alguien comió contigo y ya no lo has vuelto a ver? ¿Te encuentras v vacío tras zamparte una paella con un@ amig@?

Seguro que no. Es más, si alguien afirmara cosas como estas lo considerarías como mínimo excéntrico. Entonces ¿Por qué lo pretendes del sexo? ¿Por qué buscas en el Erotismo algo que no puede darte?

Por educación, por supuesto. Desde pequeñ@ te han metido en la cabeza una superstición: “El sexo te lleva al amor y el amor a la felicidad. Por eso no utilizarás el sexo en vano”.Este mandamiento, grabado a fuego en tu cerebro, ha condicionado y condiciona tu vida de forma escandalosa.

Un juego erótico sólo es un juego, como una tortilla de patatas sólo es una tortilla de patatas. Por supuesto es mucho más que eso si tenemos en cuenta los significados culturales de ambas cosas.

Sin embargo hay una diferencia: Los significados culturales de la tortilla de patatas son inofensivos, los de un juego erótico pueden ser muy dañinos. Y muchas veces lo son porque se trata de residuos de un paradigma que ya no funciona.

Venimos de una moral sexual orientada a evitar cualquier acto no reproductivo. Y aunque ya no sirve a ese propósito porque la tecnología la ha superado, sus postulados sobreviven más o menos mutilados.

Las clases altas, las de verdad, tuvieron siempre una doble moral. De cara al público eran ejemplares pero en la intimidad desarrollaron un erotismo refinado y lúdico, sólo para ellos. Para el resto de los humanos había castigo, represión y vergüenza, para ellos indulgencia, comprensión e incluso admiración, si no salía de su círculo privado.

Lo mismo ocurrió con la comida pero en lugar de ocultarlo lo hacían público. El pueblo comía garbanzos, si comía, mientras la nobleza se despachaba banquetes pantagruélicos de alta cocina. En sus morros.

La gran cocina se fue democratizando poco a poco, pero no ocurrió lo mismo con el Erotismo. Algo sí se filtró a las clases medias y bajas, pero con muchas dificultades. Sobre todo porque siempre han ido acompañadas de las falsas promesas de trascendencia. “Se una persona libidinosa pero sólo con tu pareja”, “puedes ser gay pero sin pluma y adoptando niños”, “busca la conexión mística a través del sexo”, etc.

Ahí está el origen de muchas decepciones, neurosis y comportamientos de autoengaño. Por eso una persona puede mantener una relación estéril muchos años sólo porque el “sexo” es satisfactorio. A veces incluso sin tener un “sexo” bueno.

Porque el Erotismo no puede dar para más. Y ya es mucho lo que da. El Erotismo sólo es un juego divertido, una experiencia lúdica reconfortante o no. Si dejas de buscarle tres pies al sexo podrás experimentar, te relajarás y podrás refinarlo. En una palabra: Vivirás más tranquil@.

PD: Los juegos eróticos los son cuando se dan entre iguales que se atraen y consienten. De otra forma no son juegos eróticos. Por lo tanto no pueden darse entre personas no consentidoras ni entre personas incapaces de consentir (niños, por ejemplo). Incluyo a los animales porque tampoco pueden consentir. Si se dan entre personas que consienten pero una de ellas no se siente atraída por las demás, tampoco es son juegos eróticos, son otra cosa. Los objetos, por supuesto no son personas. Vamos, así me parece.

un banquete de dioses donde el sexo se insinua. Todos van desnudos Banquete de Dioses. Bodas de Thetis y Peleo Vincent Adriaenssens

Banquete de Dioses. Bodas de Thetis y Peleo Vincent Adriaenssens

Otras reflexiones

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies