Bon cop de Falus?

El 7 de Junio de 1640 campesinos presentes en Barcelona iniciaron una revuelta cuyo resultado fue la ejecución del Virrey y la declaración de la República Catalana por parte de Pau Claris.

Para infundirse valor en la batalla, las tropas reclutadas entre los rebeldes, entonaban una canción llamada “Els segadors”.

Mucho más tarde, a mediados del siglo XIX, Milà i Fontanals ilustre filólogo, publicó la letra para impedir su desaparición. Hacia 1880 Francesc Alió compuso la música. Y así música y letra entraron en el siglo XX para convertirse en el himno de Cataluña con la Generalitat Republicana.

Desde entonces el pueblo llano y las más altas instancias del país la han cantado en actos solemnes, pero también en tabernas y frente a la policía. Pero ninguno de ellos imaginó jamás que su sagrado himno, en su origen, fue una canción pornográfica.

Según explica Jaume Ayats, músico y profesor de Etnomusicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, el tal Ailó no hizo más que copiar la tonadilla de una canción erótica que el canónigo Jaume Collell le cantó. Sí, habéis leído bien, un canónigo.

Esta tonadilla había sobrevivido siglos en la memoria popular a la vez que la versión guerrera. Es más, la versión guerrera fue algo así como una adaptación del himno pornográfico.

Cada cuadrilla de campesinos tenía la suya pero todas tenía la misma música. Era como una especie de canto de apareamiento, similar al que hacen ciertos pájaros, cuyo fin era dar a conocer las dotes amatorias al público femenino del pueblo donde llegaban para la siega.

Así, además del jornal, podían llevarse un buen recuerdo si alguna de las mozas accedía a pasar unas horas retozando en el pajar o cerca del río. He aquí un ejemplo de las muchas estrofas existentes.

“Segador bon segador,

voleu segar un camp de civada?

N’és sembrada en un hortet

la riera al mig hi passa.

Segador buen segador

Queréis segar un campo de Avena

Está sembrada en un huerto

Y el arroyo pasa por medio.

De dies no hi toca el sol,

ni de la nit, la rosada.

N’és a sota el davantal,

la camisa me l’amaga.

De día no toca el sol

Ni de noche el rocío

Está debajo del delantal

y lo esconde la camisa

Segador que hi segarà,

a genollons tindrà d’anar.

Entremig de dos comàs

i al mig de dues muntanyes.”

El segador que quiera segar

De rodillas tendrá que andar

Entre medio de dos prados

y en medio de dos montañas

Al parecer, los jefes de las revueltas de 1640 hicieron algo parecido a lo que hacen los publicitarios: Adaptar una canción popular a sus propósitos propagandísticos, consiguiendo así una mejor difusión entre las tropas.

Es como si ahora nos reveláramos contra Europa y sus injustas imposiciones y, para darnos valor en la lucha, compusiéramos una canción de protesta basada en la popular tonadilla “La cabra”. Quizá sonara algo similar a esto:

La Merkel , la Merkel

La puta de la Merkel

La madre que la parió

Yo me cago en la Merkel y en toda la Comisión.

Deja un comentario

Related posts:

Estrategias sexuales 1. Soy el más rápido al oeste del Pecos.
Estrategias sexuales 2. Te quiero como pareja pero te meto los cuernos.
Estrategias sexuales 3. Soy joven y soy fértil
Casanova en Barcelona
Sexo, drogas y música folk
Insectos sexys
¡Gibraltar español!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies