30 de Abril. Estilo erótico. Dominante y cruel.

La mezcla de estos dos estilos convierte al juego erótico en algo realmente alejado del edulcorado ideal vainilla. De esto puedes estar seguro.

Cuando utilizas ambas formas de comportarse a la vez debes combinar autoritarismo con privación. Jugar con la esperanza de que cesará el castigo o llegará el orgasmo. Y en culmen de sadismo conseguir que sea la propia persona quien se detenga y renuncie a su premio tras una orden tuya.

30 de Abril. Estilo erótico. Dominante y cruel.

Masturbación a “sus ordenes” con final más que cruel.

Material

Algún tipo de atadura. Esposas, cuerdas, etc…

  1. Ordena a la persona quitarse una a una todas sus prendas, menos las interiores.

  2. Ríete de lo ridícula que está de esa forma.

  3. Baja tus órdenes adoptará una postura expuesta y si puede ser (que será) grosera.

  4. Ahora deberá empezar a masturbarse delante de ti. A merced de los tocamientos y magreos que desees.

  5. La persona deberá ir avisándote de sus progresos. Y, sobre todo pedirte permiso para correrse.

  6. Cuando ella te diga “estoy a punto” y suplique que la dejes correrse, en ese momento ordénale “apartar la mano”.

  7. A continuación la propia persona colocará las manos a la espalda para que puedas atarlas.

  8. Juega un poco con ella tocándola donde quieras un ratito. Bueno, el rato que desees. Por supuesto ella deberá chupar y lamer lo que le ordenes. Por algo no está amordazada.

Delicado: Esparcid con cuidado el polvo de chocolate sobre el cuerpo y lamed sin grandes aspavientos.

Picarón: Al lamer su cuerpo para limpiarla del polvo deja en evidencia con gestos y palabras hasta qué punto te calienta hacer tal cosa.

Cruel: Haz asquito o di que se te queda la boca seca para dejar de chupar justo ante de su orgasmo.

Dominante: Tírate el polvo encima y obligala a limpiarte. Ensuciala también a ella y después castigala por no ir limpia. Si es con azotes, con azotes.

Delicado: Es difícil pero puedes mejorar un poco el trato. De una forma superficial, como de quedar bien. Pero, por supuesto sin perder un ápice de crueldad.

Picarón: Añade insultos y vejaciones a tus órdenes. Ríete de cómo se deja tocar los “melones” o “la polla”.

Cruel: Añade una vela (de las de sex shop, por favor. No uses cera de abeja). Y úsala para cortar su orgasmo tirando la cera fundida encima de su sexo. O, mejor todavía, haz que sea ella quien se la tire siguiendo tu orden.


Dominante: Bueno, el juego es ya bastante dominante pero puedes conseguir un grado más. En lugar de atarla ordénale mantener las manos en la espalda duranate tu juego. Si añades un poco de dolor tu dominio y su esfuerzo serán mayores.  

Para tres: La mejor opción son dos “torturadores” y una “víctima”. Pero una persona dominando a las otras dos haciéndoles hacer cualquier cosa también es muy interesante.


Para más de tres: Formad grupos formados por una o dos “víctimas” y tres o cuatro “torturadores”. Una de las personas dirigirá con una fusta cuando se inician los suplicios y los placeres.

Related posts:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies