11 de Junio. Estilo erótico. Delicado y cruel en secuencia, con un toque de dominación.

Ya hemos visto la fusión entre estos dos estilos, pero también los podemos usar de forma secuencial. Probadlo porque es un experiencia bastante curiosa.

11 de Junio. Estilo erótico. Delicado y cruel en secuencia, con un toque de dominación.

Interrupciones y cosolaciones de persona atada y desnuda.

  1. Desnuda con gran delicadeza a la persona.

  2. Acaricia su cuerpo de arriba abajo, con gran cuidado pero con intención de calentarla bien.

  3. Con mucho mimo procede a atar sus amos a la espalda.

  4. Continua acariciándola con sumo tacto.

  5. En cuanto notes una excitación grande pasa a estimular sus genitales.

  6. Al notar su cercanía al éxtasis retira la mano unos centímetros y mantenla quieta.

  7. Dedícate a consolar a la persona que estará un poco desesperada por la interrupción.

  8. Vuelve a estimularla y vuelve a detenerte para consolarla.

  9. Repítelo tantas veces como quieras.

  • Genitales femeninos: Coloca la mano plan bien apoyada en su clítoris, con bastante lubricante. Así le facilitarás el camino.

  • Genitales masculinos: Si pones la mano alrededor de su pene, sin apretar mucho y sin moverla, es muy probable que llegue a eyacular. También puedes dejar la mano plana sobre el frenillo, tardará más pero llegará. Y no olvides lubricar.

Delicado: Acentúa los mimos en las etapas de consuelo. Intenta calmar el cabreo que sin duda tendrá.

Picarón: Introduce frases gamberras, no muchas, en las fases de consuelo. Por ejemplo: “Mi pequeña guarrita, que quiere correrse y no pude. Ea ea” o “El cabroncete que querría darme su lechita. Bueno, la próxima vez será”.

Cruel: Aumenta al doble las interrupciones de los orgasmos.


Dominante: Interrumpe los orgasmos con palmadas en el culo o en los muslos. No la consueles, humíllala por querer el orgasmo con tanta ansia.

Para tres: Dos de las tres personas se turnaran en la estimulación e interrupción de la tercera.


Para más de tres: Varias personas, en grupo, estumlarán y pararán el estímulo sobre una “víctima”. Las interrupciones las marcará una persona encargada de dirigir el encuentro. Algo así como un maestro de ceremonias. O maestra.

Related posts:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies